lunes, 9 de enero de 2017

Recetas, ingredientes y trucos para sobrevivir a los excesos navideños

Con la entrada de año seguro que no soy la única que se ha propuesto volver (o empezar en algunos casos) a una dieta más sana, menos calórica y a poder ser con un balance equilibrado de proteínas, hidratos y grasas... donde los azúcares refinados pasan a un segundo plano y los alimentos y productos naturales ganan poder en la cocina. Pues hoy os voy a traer y enseñar algunos de las recetas, ingredientes y trucos que he utilizado y retomaré de nuevo para llevar una dieta sana y equilibrada. Hace tiempo que me decanté por llevar un estilo de vida saludable, más fitness se podría decir, combinando ejercicio con una alimentación sana, lo que me permitió mejorar mi forma física, estar más saludable y encontrarme mejor tanto física como psicológicamente. Así que si vosotros también os habéis propuesto cambiar el estilo de vida continuad leyendo este post.



Ojo!! Esto no significa que de vez en cuando no me dé mis caprichos, me coma mi buen bizcocho con mantequilla o me vaya a comer a un italiano un buen plato de pasta rellena. Pero eso pasa a ser la excepción y no la norma. En mi día a día seguiré una dieta más adecuada y algún que otro fin de semana disfrutaré con total libertad de la comida, para mí esta es la única forma de mantener una alimentación adecuada durante toda mi vida, porque me gusta mucho comer... especialmente comidas calóricas, jejeje, si no me diera nunca un capricho sé que no podría llevar esta alimentación durante mucho tiempo porque me subiría por las paredes. Tampoco os recomiendo que empecéis de golpe, porque si tenemos el cuerpo muy acostumbrado a azúcares, grasas, etc., él lo va a reclamar, así que id cambiando hábitos poco a poco y ya veréis cómo al final no querréis dejar este estilo de vida :D

Cómo reponerse de las comilonas navideñas



Tras dos o tres semanas (si no más) de frecuentes contundentes y calóricas comidas toca volver a la rutina. Quizá a muchos os pase lo que a mí, al desayuno mi cuerpo me pide meterle muuuuchas calorías o mucha comida, si no parece que no queda saciado. Para evitar hacer un desayuno excesivo opto por incluir cereales integrales o cereales más completos, como la avena. Esto lo podéis hacer cambiando el tipo de pan, los cereales o preparándoos tortitas o gofres como aquí:

Receta infalible de tortitas de avena bajas en grasa
Gofres de chocolate que harán las delicias de niños y adultos
O estos otros gofres de calabaza y pumpkin spice que son una auténtica locura

Cuando estoy trabajando, hacia las 11 o 12 del mediodía el cuerpo me pide algo normalmente, de media mañana suelo tomar frutos secos que nos proporcionan las grasas saludables que necesita nuestro cuerpo. Pero cuidado, no vale todo! Los frutos secos fritos y salados no nos hacen ningún bien, es mucho mejor decantarse por los frutos secos al natural, a mí me gustan mucho (y siempre llevo un tupper pequeñito conmigo) las almendras al natural con piel.



A la comida, si desayuno con avena, llego con hambre pero nada excesivo, así que la mejor opción es prepararse unas buenas verduritas a la plancha o al vapor, hechas con un nadita de aceite de oliva y combinadas siempre con una fuente de proteína. Una opción que me gusta mucho son las fajitas de pollo (como éstas) pero cambiando la fajita de trigo normal por una integral, que he descubierto que me gustan infinitamente más y además aportan más fibra ;) Otras opciones que tenéis para incluir verduritas son:

La clásica ensaladilla rusa pero en una versión más moderna como ésta en la que añado maíz crujiente y semillas.
También podéis hacer unas hamburguesas vegetales con tofu, una fuente de proteína vegetal que nos puede dar mucho juego en la cocina. Tenéis la receta aquí.
Y otra opción son las socorridas ensaladas, desde las de arroz o pasta, hasta las clásicas de lechuga, esta ensalada de mango, queso y nueces con vinagreta de miel es de mis favoritas.



Si os gusta el pescado tenéis que probar esta receta: merluza a la plancha con guacamole y patatas al vapor. Esta forma de preparar las patatas me chifla, se deshacen en la boca como si fuera mantequilla!! Te aseguro que no echarás de menos las patatas cocidas. El guacamole por otra parte me encanta, no podemos abusar de él porque es muy calórico, pero el aguacate es una muy buena fuente de grasas que ayuda a reducir el colesterol malo y a aumentar el bueno. Y la merluza (o cualquier otro pescado que os guste) nos aportará las proteínas necesarias.

En cuanto a la cena... yo no soy mucho de cenar de plato, me gusta más tomar unas tostadas de pan Wasa con una loncha de queso bajo en grasa y un par de lonchas de pavo, y como postre un poco de queso fresco batido 0% con unas frambuesas por ejemplo. Pero también hay otras opciones super recomendables y nada pesadas para tomar a la noche, una opción muy interesante son estos spaghetti de calabacín con bolognesa de soja que no tienen nada que envidiar a un auténtica plato de pasta a la bolognesa ;) Si no habéis probado nunca la soja texturizada ahora puede ser un buen momento, es una buena alternativa para variar la fuente de proteínas de nuestros platos.


Soja texturizada fina

Una dieta sana no es aburrida: ingredientes indispensables


Y algunos ingredientes fundamentales para mí en esta etapa son las especias. Soy fan total del cajún y del ras el hanout, probablemente de mis dos especias favoritas, ideales para añadir a las verduritas hechas al vapor y darles un saborcillo super rico. Podéis ver cómo las uso en esta receta de fajitas de arroz y verduras.

Cajún
Ras el hanout

El ketchup con bajo contenido en azúcares. Me gusta mucho hacer las verduras al vapor o a la plancha y cuando están totalmente blanditas añadirles una cucharada de ketchup y algunas especias... le da un punto dulce y cremoso super bueno!!

La salsa de soja baja en sal. Fundamental para las verduras, también combinada con un nadita de ketchup convierte a cualquier verdura en un auténtico manjar. Por no decir el pollo... Y desde luego es indispensable para acompañar el sushi, al cual me he aficionado muchísimo el pasado año :)

Pues estas son algunas de las recetas, ingredientes y trucos que utilizo para llevar una dieta más saludable y no morir en el intento, no dudes en compartir conmigo tus secretos para una vida más sana!! Nos vendrán genial a todos :D



lunes, 2 de enero de 2017

Tarta fría de speculoos

Buenos días!! Segundo día del año, ya en el curro a estas horas... pero no sin antes dejaros esta receta, no fitness para compensar la de Navidad ;), pero muy muy buena y sobre todo digestiva, algo importante ya que se trataba del postre de la cena de fin de año. Me parece una tarta muy interesante, especialmente para estas fechas, porque las especias de Navidad junto con el sabor de las Speculoos hacen que esta tarta resulte muy navideña y muy invernal. El aroma a especias de Navidad lo inunda todo, así que si no sois muy fanáticos de las mismas podéis reducir la cantidad a la mitad o incluso no añadirlas. Sin embargo (y a pesar de no gustarme la canela) yo os aconsejo probarlo, es un sabor indescriptible, aromático e intenso pero muy sabroso. La textura de la tarta es ideal, al menos para mí, cremosa pero sin llegar a deshacerse del todo, que tiene el punto justo para poder morder y que luego en el paladar se funda completamente. Y la base de galletas rellenas de chocolate es un acierto, repetiré seguro. Espero que estéis teniendo una buena entrada de año... a ver qué me depara a mí este 2017!! Solo pido que sea mejor que el 2016... que bastante amargo me supo ya... Feliz año lectores!! :)



Cómo preparar la tarta de fin de año de speculoos y especias de Navidad


Ingredientes (molde 18cm):

-1/2 rulo de galletas rellenas de chocolate (tipo príncipe)
-1 cucharada de margarina
-1 cucharadita de cacao puro en polvo
-1 cucharadita de especias de Navidad (aquí podéis ver cómo se hacen)

-250gr queso de untar
-400ml leche (yo usé desnatada)
-200gr pasta o crema de untar de speculoos (marca Lotus)
-6gr hojas de gelatina

Preparación:

Ponemos la gelatina en agua a remojar. Reservamos hasta el momento de usarla.

Empezamos por forrar el molde con papel de hornear, tanto la base como los laterales, así nos ahorramos un trabajo al desmoldar la tarta.

Ahora vamos con la masa. Ponemos en la picadora las galletas partidas, el cacao y las especias de navidad, trituramos todo hasta que quede como polvillo grueso. Si no tenéis picadora podéis hacerlo a mano, metiendo todo en una bolsa y aplastando con un rodillo o botella de vino.

Mezclamos las galletas trituradas con la margarina hasta que quede como arena mojada, cubrimos el molde con esta pasta y alisamos la superficie para que quede al mismo nivel. Reservamos. Lo bueno de utilizar estas galletas es que no restan nada de sabor ni presencia al resto de ingredientes, que cuando hacemos la base con galletas tipo Digestive sí que cogen bastante protagonismo.

Ahora vamos con la crema. Ponemos en un cazo la crema de speculoos, el queso y 200ml de leche. Batimos con unas varillas mientras lo ponemos a fuego medio o medio bajo, ojo con poner el fuego alto que se nos puede quemar. Tenemos que dejarlo al fuego hasta que todo esté bien derretido y nos quede una crema homogénea. Entonces escurrimos la gelatina y la añadimos al cazo, removemos de nuevo durante un minutos para asegurarnos de que la gelatina se haya disuelto. Apartamos el cazo del fuego y añadimos el resto de la leche, mezclamos bien (así conseguimos bajar un poco la temperatura).

Ahora es el momento de echar esta mezcla sobre la base de galletas, con ayuda de una cuchara que la pondremos del revés, volcamos con delicadeza la crema, resbalando por la cuchara. Dejamos que atempere a temperatura ambiente y cuando esté templada casi fría la llevamos a la nevera para que cuaje.



Para decorar yo creé una plantilla con papel y decoré con cacao y un bastoncillo de caramelo. Espero que os guste y os animéis a probar esta tarta :)

lunes, 26 de diciembre de 2016

Tronco de Navidad de crema de yogurt y frutos rojos (sin azúcar, sin lactosa y bajo en grasas)

Buenos días!! Pasada ya la primera resaca de las Navidades!! Pero seguimos a tope con las comilonas... y con los postres!! Así que para que no decaiga la cosa os traigo un tronco de Navidad, que aún quedan muchos días de fiesta por delante para celebrar. Eso sí, con el objetivo de no ganar muchos kilos estas Navidades os traigo este tronco de Navidad sin azúcar y bajo en grasas, así podremos mantener la línea sin dejar de comer rico. También es un tronco de Navidad sin lactosa, he utilizado para el relleno y cobertura yogures sin lactosa, e incluso es sin gluten (si os aseguráis de que todos los ingredientes que utilizáis, incluida la harina de avena, sean sin gluten). Así que podemos decir que es casi apto para todos los públicos, jeje. Además, es importante tenerlo en la nevera hasta 10 o 15 minutos antes de servirlo y al estar fresquito sienta muy bien después de una comida o cena copiosa. Vamos, que ideal para estas fechas. Y es muuuuuy fácil de hacer. Así que vamos allá con la receta :D


Cómo hacer un tronco de Navidad de crema de yogurt y frutos rojos


Ingredientes:

-3 yogures naturales sin lactosa
-3 huevos M
-9gr stevia en grano
-30gr maicena
-Ralladura de 1 limón

-3 huevos M
-3 cucharadas de harina de avena
-1 cucharadita de levadura
-6gr stevia en granos

-Frambuesas y granada para relleno y decoración

Preparación:

Empezamos preparando la crema pastelera de yogurt, he modificado la receta de Su (webos fritos) que es infalible, siempre sale bien y es super sencilla. Ponemos los yogures, los huevos, la stevia, la maicena y la ralladura de limón en el vaso de la batidora. Batimos hasta que quede una crema homogénea y sin grumos.

Ponemos la crema en un cazo a fuego medio, y removemos con unas varillas constantemente, no hay que dejar de batir porque enseguida espesa la crema pastelera, es cuestión de segundos, así que como os descuidéis se os puede quemar. En cuanto veáis que empieza a espesar un poco la sacáis del fuego, removéis un poco más y ya la pasáis a un cuenco, porque enseguida coge una textura muy firme. Ponemos un film por encima pegado a la crema y dejamos enfriar.

Ahora vamos con el bizcocho, sale un tronco pequeño, si queréis uno más grande o que el bizcocho sea más grueso (a mí me gusta finito) doblad las cantidades. Empezamos separando claras y yemas, las claras las batimos a punto de nieve, reservamos. Las yemas las batimos con la stevia y la levadura, luego añadimos la harina de avena y batimos de nuevo, añadimos un poco de las claras y batimos para aflojar la mezcla.

Ahora toca ir añadiendo poco a poco las claras y mezclar con una lengua de gato, para que no se bajen las claras y no perder todo el aire que les hemos incorporado al batirlas. Cuando tengamos la masa lista la ponemos en la bandeja de horno (con papel antiadherente encima) o en un molde rectangular para planchas de bizcocho. Metemos al horno (precalentado) a 180º y dejamos unos 10-12 minutos, hasta que adquiera un ligero tono dorado. Sacamos del horno, lo voltemos boca abajo sobre otro papel antiadherente y con cuidado vamos despegando el que tiene. Cuando lo tengamos enrollamos sobre estos dos papeles y un trapo de cocina limpio, y lo dejamos enfriar así.

Cuando todo esté bien frío no nos queda más que montar el tronco: desenrollamos el bizcocho con cuidado de no romperlo, cubrimos con la mitad de la crema pastelera más o menos, echamos granos de granada por encima y unas cuantas frambuesas (al gusto) y enrollamos. Cortamos un trozo para hacer la rama del tronco y lo colocamos, cubrimos todo con el resto de la crema y decoramos con más fruta.

Si os gustan los troncos con un toque de licor podéis bañar el bizcocho antes de echarle la crema. A mí me gustan así, secos. Espero que os animéis a preparar una alternativa más saludable estas Navidades :D

jueves, 22 de diciembre de 2016

Árbol de Navidad de hojaldre, pavo y queso

Pues aquí estamos un año más, con la lotería de fondo, esperando a hacernos ricos, con ese ritmillo, esa banda sonora de los niños de San Ildefonso que anuncia el comienzo de las fiestas, el comienzo de las vacaciones (para aquellos afortunados que tengan vacaciones), las comilonas en familia y con amigos, el turrón, el champán y las uvas. Un año más que pasa veloz ante nuestros ojos espectadores, un año en el que al mirar atrás vemos muchas cosas malas que por fin han pasado y algunas buenas que conseguimos recordar. Ahora es momento de comer y celebrar... y sobre todo prepararnos para el año que nos espera!! Así que vamos con esta receta, que habrá que coger energías para lo que viene ;)

Hoy os traigo una idea de aperitivo para estas fechas, el hojaldre... ese socorrido amigo que nos salva de más de una y más de dos, jeje. Esta vez convertido en árbol de Navidad, decorando nuestra mesa para la ocasión. Me encanta hacerlo relleno de jamón o pavo y queso, porque es algo que a todo el mundo suele gustar, así que es un acierto asegurado. Pero claro está que las posibilidades son infinitas: atún, sobrasada, chorizo, jamón serrano, nueces y paté... Así que aquí os dejo la idea y vosotros ponedle vuestro toque creativo :)



Cómo hacer un árbol de Navidad de hojaldre


Ingredientes:

-1 plancha de hojaldre
-1 paquete de pavo ahumado en lonchas (jamón o lo que queráis)
-1 paquete de queso en lonchas (yo uno suave)
-1 tarrina pequeña de queso de untar (normal, finas hierbas, azul... a vuestro gusto)
-1 huevo

Preparación:

Extendemos el hojaldre, extendemos el queso de untar, una capa finita, sin llegar a uno de los bordes.

Ahora cubrimos el queso con las lonchas de pavo y encima colocamos las lonchas de queso.

El siguiente paso es cortar una tira finita del lateral corto, eso lo doblamos sobre sí mismo y es lo que hará de tronco del árbol.

Ahora enrollamos el resto por la parte larga, para que nos quede un rulo finito y largo. Cortamos el rulo en 14 rodajas de un dedo de grosor más o menos.

Lo que queda es colocar las rodajas en forma de árbol: una fila de 5 rodajas, una de 4, una de 3, una de 2 y terminamos con una rodaja en la cima. Colocamos el tronco en la parte de abajo, centrado.

Ahora solo queda batir bien el huevo y pintar todo el hojaldre con él. Lo llevamos al horno precalentado a 180º durante 12-15 minutos, hasta que veáis que queda doradito. Lo podéis comer así caliente o dejarlo hecho con antelación y tomarlo frío. Está buenísimo de ambas formas :D

lunes, 14 de noviembre de 2016

Queso con membrillo 2.0: cheesecake de queso y membrillo

En Galicia uno de los postres más típicos para la sobremesa es el queso acompañado de membrillo, especialmente un queso de Arzúa-Ulloa o similar, dependiendo de la zona y del gusto de cada casa claro está, pero un queso suave y cremoso acompañado de un buen membrillo casero es una sobremesa que no puede faltar. Algo tan tradicional no podía faltar en mi blog... pero como ya sabéis que no me puedo estar quieta me puse a pensar... y le di una vuelta... y aquí os traigo mi versión 2.0 del tradicional queso con membrillo :P

No es más que una tarta de queso tradicional, en la que utilizamos como materia prima un buen queso, en esta ocasión me decanté por un queso de leche cruda Campo Capela que está buenísimo, suave pero con un punto ácido muy bueno. Y para la cobertura de la tarta, en lugar de utilizar mermelada he puesto membrillo, directamente... El resultado espectacular, una tarta fresca, no muy pesada (para ser una tarta de queso), que te devuelve a ese momento tradicional de la sobremesa pero con un toque más actual. La base de galletas es opcional, yo me animé a hacerla porque me gusta mucho su sabor y su textura en boca para este tipo de tarta, pero podéis omitirla perfectamente. Sin más, pasamos a la preparación de esta super tarta de queso con membrillo.



Cómo hacer queso con membrillo versión 2.0


Ingredientes (molde 18cm):

200ml nata para montar
-300gr queso de lche cruda (o el que queráis)
-100gr azúcar moreno
-4 huevos S
-200ml leche (yo puse desnatada)
-1 cucharada de harina (la que queráis)

-Membrillo para la cobertura

-1/2 paquete de galletas tipo Digestive (o las que os gusten)
-Un chorrito de gaua

Preparación:

Empezamos por la base. Yo forro el molde con papel antiadherente para ayudarme a desmoldar la tarta, así que lo primero que hago es esto. A continuación trituramos las galletas, como es una versión en tarta de un postre tradicional no dejé las galletas muy picadas, dejé algunos "tropezones" para darle un toque más rústico. Mezclamos las galletas ya trituradas con un poco de agua, lo justo para que quede como una textura de arena mojada, y cubrimos toda la base del molde con ellas. Reservamos.

Para la tarta de queso, ponemos un cazo al fuego con la nata, le quitamos la corteza al queso, lo picamos y lo añadimos a la nata. Todo a fuego medio o medio bajo, removiendo de vez en cuando para que no se queme. Debemos dejarlo al fuego hasta que el queso se haya fundido completamente.

Mientras tanto, ponemos en un bol los huevos con el azúcar y batimos hasta que se mezclen bien y empiecen a espumar. No es necesario de dupliquen el volumen ni mucho menos, simplemente hay que batirlos bien y que espumen, nada más.

Cuando el queso ya se haya fundido apartamos del fuego, cuando haya enfriado un poco añadimos la leche bien fría de la nevera, para que vaya bajando más la temperatura. Batimos bien hasta mezclarlo todo y ahora pasamos esta mezcla, poco a poco, al bol de los huevos. Sin dejar de batir los huevos (para que no se cuajen con el calor) vamos añadiendo la crema de queso poco a poco, en forma de hilo constante, hasta haberlo mezclado todo.

Entonces añadimos la harina y batimos de nuevo, mejor añadirla tamizada para que no queden grumos y se incorpore fácilmente.

Ahora tenemos dos opciones, pasar la mezcla por la batidora para cerciorarnos de que no ha quedado ningún trozo de queso sin fundir o utilizar un colador. Yo he utilizado la segunda opción, para rellenar el molde con la crema de queso he utilizado un colador, de tal forma que la crema queda totalmente lisa y sin grumos.

Entonces llevamos ya la tarta al horno precalentado a 190º durante 30 minutos, pasado el tiempo bajamos la temperatura a 180º y la dejamos 20 o 30 minutos más, hasta que al pinchar con una brocheta ésta salga limpia pero que el centro todavía tiemble un poco, como tiemblan los flanes o las gelatinas. Así nos aseguramos de que quede jugosa.

Para la cobertura no tenemos más que coger el membrillo, si es casero mejor, ponerlo en un cazo al fuego con un chorrito de agua y calentarlo hasta deshacerlo por completo. Entonces lo añadimos por encima a la tarta (cuando termine de hornearse, claro) y lo dejamos enfriar en el molde hasta el día siguiente.

Para enfriar la tarta yo os aconsejo que una vez que termina de hornearse la dejéis en el horno con la puerta entreabierta, yo la dejé así toda la noche, así el cambio de temperatura no es muy brusco y evitamos que se baje mucho la tarta.

Espero que os guste esta nueva versión del queso con membrillo tradicional gallego :D

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails