lunes, 24 de marzo de 2014

Tarta de queso y nubes tropicales

Buenos días!!! Hoy os traigo una tarta de queso super rica, que nació fruto de la casualidad, estos días que anduve por Galicia adelante paré en Pontecesures en una tienda de gominolas y encontré estas nubes de golosina, no las había probado nunca, ni siquiera sé decir de qué sabor son... sólo sé que me saben a tropical, fresquitas y muy muy ricas. Así que nada más probarlas me vino a la mente preparar una tarta de queso con ellas, al principio iba a ser con ricotta... pero como no la encontré me decanté por el mascarpone, por su suavidad, su sabor neutro y su cremosidad. Y ha sido todo un acierto!! Las cantidades que os pongo para un molde de 26cm quedan como veis, lo ideal sería hacerla en un molde más pequeño, de 22 o así, para que quede más alta y con una capa de galletas más gruesa (ñaaaaaaaaam), pero cada uno a su gusto ;) Espero que la probéis, con estas nubes o con otras de otro sabor, seguro que queda ideal. La textura es muy esponjosa, es como una nube gigante con una capa de galletas :D



Ingredientes (molde 26cm):

-200gr galletas digestive
-90gr margarina o mantequilla
-1 pizca de sal

-250gr mascarpone
-200ml nata para montar
-100gr nubes tropicales
-4gr de gelatina en hojas
-100ml leche desnatada
-80gr azúcar blanco

Preparación:

Forramos la base del molde y los laterales con papel de hornear, los laterales mejor forrarlos con acetato si tenéis porque quedan mejor.

Preparamos la base de galletas, picamos las galletas con un mortero, una vez las hayamos hecho migas las mezclamos con la sal y la margarina o mantequilla con las manos, hasta mezclarlo todo y conseguir una especie de arena. Ponemos la masa en la base del molde cubriendo todo, yo uso las manos porque con la cuchara me resulta más difícil, debe quedar todo bien cubierto. Reservamos en la nevera.

Ahora vamos con el relleno. Ponemos la gelatina a hidratar en un vaso con agua. Mientras ponemos la leche en un cazo con el azúcar (menos dos cucharadas) y echamos las nubes, dejamos que se derritan poco a poco, removiendo de vez en cuando a fuego bajo, yo al 1 en la vitrocerámica.

Mientras, montamos la nata con las dos cucharadas de azúcar que quitamos, debe quedar bastante montada para que meta aire a la tarta.

Una vez que las nubes de han derretido por completo añadimos la gelatina escurrida, subimos el fuego a medio-alto y removemos constantemente durante un minuto hasta que la gelatina se integre por completo. Separamos del fuego y le añadimos una cucharada de queso y removemos hasta que se disuelva por completo, lo repetimos un par de veces más, así la mezcla bajará de temperatura poco a poco sin provocar que la gelatina forme grumos. Cuando hayamos añadido ya la mitad del queso más o menos echamos la mezcla en un bol, le añadimos el resto del queso y mezclamos con unas varillas.

A continuación le añadimos la nata y mezclamos con una lengua de gato, la añadimos en dos o tres veces y la incorporamos con movimientos envolventes para no perder el aire. Cuando tengamos la mezcla lista la ponemos sobre la base de galletas. Mientras recogemos toda la cocina la dejamos a temperatura ambiente, después le ponemos un par de nubes en la superficie para decorar y la dejamos en la nevera mínimo 3 o 4 horas para que cuaje bien, aunque lo ideal es hacerla de un día para otro.

¡Espero que la disfrutéis! :)

miércoles, 19 de marzo de 2014

Tortitas de fresas y coco

Buenos días!! Hoy os traigo un desayuno de los ricos ricos, ricos de verdad!! Unas tortitas deliciosas y muy frescas, ideales para tomar frías, al menos para mi gusto, ya que la fruta en caliente no me entusiasma, así que para comer estas tortitas esperé hasta que estuvieran templadas o casi frías, la fresa estaba fresquita, el coco le da un punto muy rico y la leche de soja le da ese sabor particular a las tortitas que tanto me gusta. Aunque claro está que las podéis hacer con leche normal, y también le podéis quitar el coco si no os gusta, pero así como os las enseño están deliciosas :) Espero que os animéis a hacerlas porque el resultado vale la pena :D



Ingredientes (8 tortitas):

-70gr harina integral
-80gr harina normal
-10gr salvado de avena
-2 cucharadas de azúcar
-2 cucharaditas de levadura
-20gr coco rallado
-1 huevo
-150ml leche de soja
-Fresas cortadas en cubitos, al gusto

Preparación:

Batir el huevo con el azúcar y la levadura hasta que espume un poco, añadir el salvado y el coco y batir de nuevo. Añadir la harina integral, remover, añadir la mitad de la leche, batir bien, añadir la harina normal, batir de nuevo y por último añadir el resto de la leche y batir hasta que quede una masa homogénea.

Para hacerlas, como siempre, ponemos una plancha al fuego con un chorrito de aceite de oliva (girasol, o bien mantequilla o margarina), lo justo para que no se pegue la tortita a la plancha. Ponemos un par de cucharadas de masa en el centro de la plancha que estará a temperatura media-baja, más bien baja, extendemos con suavidad y ponemos unas cuantas fresas en cubitos por encima, intentando que queden por toda la tortita, dejamos que se haga un par de minutos la tortita por ese lado, cuando veamos que salen burbujitas en la superficie y que por debajo ya está doradita le damos la vuelta con ayuda de una espátula y mucho cuidado, dejamos que se haga por el otro lado otro par de minutos, importante no aplastar la tortita con la espátula, dejad que crezca, ya veréis qué gorditas se ponen :D

Hacemos lo mismo con el resto de la masa y ya tendremos nuestro desayuno listo. Podemos servirlas como he hecho yo, con una fresa fresca, un poco de coco espolvoreado y un chorrito de miel, una auténtica delicia :)

lunes, 17 de marzo de 2014

Hamburguesa de brécol o brócoli

Buenos días! Por fin os traigo la receta que algunos tanto esperábais! Las hamburguesas de brécol que habéis visto en mi twitter e instagram ya que las hice dos veces y están buenísimas, tanto que no pude evitar enseñároslas los dos días ;) La historia de estas hamburguesas viene porque hace poco fui a comer con una amiga a un vegetariano y pedí una hamburguesa vegetal... sinceramente no recuerdo qué llevaba... pero era muuuuy contundente, que de sabor era rica y eso... pero totalmente interminable por lo mucho que llenaba. Además... tengo una obsesión con el brécol, cada vez que lo veo no puedo evitar comprarlo... y lo que es peor, siempre lo cocino de la misma forma!!! Así que el otro día, después de no haber podido evitar comprar el brécol, me motivé para crear unas hamburguesas vegetales con este ingrediente, como no me convencía ninguna receta me la fabriqué yo misma, y os aseguro que son unas hamburguesas absolutamente deliciosas, jugosas, ligeras, pero muy muy muy sabrosas; eso sí, sólo aptas para personas a las que les guste el brécol ;)



Ingredientes (4 hamburguesas):

-250gr brécol sin tallo (1 ramillete aprox.)
-40gr queso viejo de oveja (u otro que os guste)
-40gr copos de avena
-1 huevo L
-1 pizca de sal
-3 vueltas de pimienta molida
-1 pizca o 2 de ajo seco picado
-Aceite

-Pan de hamburguesa
-Queso viejo de oveja
-Mayonesa

Preparación:

Lo primero que tenemos que hacer es poner el brécol (todo, sólo retiramos el tallo gordo y una parte de los tallos pequeños) y un chorrito de aceite de oliva en la ogya de lékue para cocerlo al vapor durante 3 minutos y medio o 4. Si no tenéis podéis cocinarlo en otro recipiente al vapor, cocerlo en una pota con agua o como queráis. Tiene que quedar cocido pero al dente. Cuando esté hecho lo dejamos enfriar unos minutos.

Mientras, en un bol rallamos el queso viejo de oveja, ponemos los copos de avena, la sal, la pimienta y el ajo. Cuando terminemos de rallar el queso el brécol ya estará templado o frío, así que pasamos a picarlo bien fino con el cuchillo, sobre todo los tallos (yo no suelo echarle mucho tallo, prefiero la parte superior porque tiene mejor textura para la hamburguesa), cuando lo tengamos todo picado lo incorporamos al bol. Añadimos también el huevo y amasamos con la mano (vale también con cuchara, pero como la mano no hay nada :P). Cuando ya estén todos los ingredientes mezclados pasamos a dar forma a las hamburguesas.

Para darles forma podemos hacerlo a mano tranquilamente, cogiendo una porción de mezcla y haciendo presión con las dos palmas de las manos. Así quedan bien, pero se desmenuzan un poco, sobre todo al cocinarlas. Yo os aconsejo que os hagáis con un prensador de hamburguesas, sobre todo si os gusta hacer hamburguesas en casa, yo me compré uno este fin de semana para repetir la receta, me costó 3 euros y va de maravilla, las hamburguesas quedan del mismo tamaño todas y bien prensadas, y lo mejor es que no se deshacen nada cuando las cocinamos :)

Con las hamburguesas listas, lo que nos queda es poner en una sartén o plancha un pelín de aceite de oliva, casi nada, y cuando esté bien caliente le ponemos la hamburguesa, primero a fuego medio-alto uno o dos minutos por cada lado, luego ponemos fuego medio-bajo y la dejamos 3 o 4 minutos por cada lado. Debe quedar doradita por cada lado y caliente por el centro.

Mientras se hace la hamburguesa untamos cada parte del bollo de pan con mayonesa (casera o Hellman's, para mí es la mejor de las que he probado, sabe como la casera y la textura es perfecta), cortamos dos lonchas del queso viejo de oveja, ponemos una en la parte de abajo del bollo, cuando tengamos la hamburguesa lista la ponemos encima, ponemos otra loncha de queso y la parte de arriba del bollo. Listo!! Una hamburguesa deliciosa en un periquete :D

Lo mejor de todo es que se pueden congelar sin problema, cuando terminemos de darles forma las forramos con papel film y las metemos dentro de una bolsa de congelación. Una vez congeladas cuando queramos consumirlas tan solo tendremos que cocinarlas, sin descongelarlas previamente, lo único que tendremos que tener en cuenta es que tardarán algo más en hacerse, y que en vez de cocinarlas a fuego alto al principio lo haremos todo el tiempo a fuego medio o medio-bajo :)


jueves, 13 de marzo de 2014

Orejas gorditas

Buenos días!! Qué buen humor con estos días taaaan largos y taaaan soleados que estamos teniendo, así da gusto salir a la calle y estar activa!! El fin de semana hizo tan buen tiempo que cociné un montón de cosas que os iré enseñando por aquí, entre ellas cociné estas orejas que me moría por hacer desde que se las vi a Loli en su blog O Garfelo, son como las que hace mi abuela paterna, gorditas, ideales para mojar en el colacao, con muuucho sabor, blanditas y con unos agujeros enoooormes como podéis ver, no son las típicas orejas, pero me gustan infinitamente más y os animo a probarlas porque está de chuparse los dedos. Gracias a Loli por la receta :D



Ingredientes:

-500gr harina repostería (yo necesité unos 50-80gr más)
-2 cucharaditas de levadura
-7gr levadura fresca
-1 limón, ralladura y zumo
-3 huevos
-1 pizca de sal
-150ml leche templada
-1 chorro de aceite de oliva
-1 chorro de anís
-3 cucharadas de azúcar

Preparación:

En un bol mezclamos la harina con la levadura química y la ralladura de limón. En otro bol batimos los huevos con la sal, el aceite, el anís y el azúcar.

Calentamos la leche 30 segundos en el microondas y le añadimos la levadura fresca, removemos para que se disuelva. Añadimos la leche templada a la mezcla de huevo y también el zumo de limón. Echamos todo esto en el bol con la harina y mezclamos con una cuchara de madera, cuando ya esté más o menos mezclado lo pasamos a la mesa de trabajo y amasamos con las manos, es posible que os haga falta un poco más de harina, pero no os paséis, puede quedar un pelín pegajosa, no mucho, pero es mejor que quede así a que nos pasemos de harina.

Amasamos hasta tener una masa lisa y homogénea, dejamos reposar en un bol tapada con un trapo un par de horas o tres (depende de la temperatura). Pasado el tiempo cortamos porciones, las estiramos hasta dejarlas bien finas porque luego hinchan un montón. Calentamos aceite para freírlas y las vamos friendo a fuego medio cuidando que no se nos quemen. Cuando esté doraditas las sacamos a una bandeja con papel absorbente y espolvoreamos con azúcar (si os gustan con más azúcar, si no, no).

Espero que os gusten y os animéis a probarlas :)

martes, 11 de marzo de 2014

Buñuelos

Buenos días! Os traigo una receta atrasada, es que me dejé la cámara y no pude meter las fotos en el ordenador, así que os la traigo hoy, porque aunque estos buñuelos solemos hacerlos por carnaval, se pueden hacer en cualquier época del años porque son facilísimos y salen muy muy ricos. La receta es de mi abuela, fui a su casa a que me enseñara a hacerlos y ahí que se sacó un librito viejo y a partir de la receta que venía se sacó la suya :) Así que no dejéis de prepararlos, que os aseguro que es muy fácil y quedan muuuuy ricos :D
Y prometo no abandonar el blog otra semana, publicaré unas orejas y unas hamburguesas para chuparse los dedos ;)



Ingredientes (1 bandeja enoooorme de buñuelos):

-300gr agua
-300gr harina
-1 pizca de sal
-100gr margarina
-100gr azúcar
-6 huevos
-2cucharaditas de levadura química
-Corteza de 1 limón rallada

-Aceite
-Chocolate

Preparación:

Ponemos una olla al fuego con el agua, la mantequilla y la sal hasta que hierva y se deshaga todo, sacamos del fuego y le echamos toda la harina de golpe, removemos enérgicamente hasta que se forme una pasta homogénea, la volvemos a poner al fuego  y seguimos removiendo hasta que la masa se despegue de las paredes del recipiente, debe formar una bola.

Dejamos que temple un poco la pasta, cuando ya esté templada le echamos los huevos, de uno en uno, y batiendo bien con una cuchara de madera entre cada adición, no incorporaremos el siguiente huevo hasta que el anterior se haya incorporado por completo. Añadimos el azúcar y la corteza de limón y batimos de nuevo para mezclarlo todo.

Ponemos abundante aceite en una sartén y dejamos que se caliente bien, necesitamos que tenga una temperatura media-fuerte. Echamos cucharaditas de masa, ayudándonos de un dedo para desprenderla de la cuchara y la dejamos caer en el aceite, echad poca masa porque se hinchan mucho cuando se fríen. Los dejamos freír y les vamos dando vueltas para que se doren por todos partes, cuando ya tengan un tono dorado-tostado los sacamos a una bandeja con papel absorbente.

Cuando los tengamos hechos derretimos un poco de chocolate con algo de leche y salpicamos los buñuelos, templado es como más ricos están, pero al día siguiente siguen estando muy buenos :)

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails