martes, 31 de mayo de 2011

Tarta de queso mascarpone

Y vuelvo con las tartas de queso, pero bueno, después de esta creo que me voy a tomar una temporada de descanso de las cheescakes porque si no... me voy a acabar cansando de ellas! Y no, no puede ser, porque me encantan y no quiero que pase eso ;)




Así que aquí dejo otra aportación al concurso de Davinia en busca del cheesecake perfecto, que aunque ya gané una semana, esta tarta me gusta tanto que creo que se merece quedar recogida en este concurso, y cuando finalice, entonces tendré muchas recetas para probarlas y encontrar mi cheescake perfecto, que es lo mejor de este concurso :D

Bueno, no me enrollo más, esta tarta no es muy distinta a las otras, lo que cambia es el queso, esta vez mascarpone, que le da esa cremosidad distintiva del mascarpone y un sabor ligero, queda muy compacta por la cantidad de huevo que lleva, cosa que me gusta bastante, así que recomiendo probarla, sobre todo si os gusta el mascarpone :D

Ingredientes (molde 15 cm):

-200ml nata
-250gr queso mascarpone
-150gr azúcar (pueden ser 200gr)
-4 huevos
-2 cucharadas de harina

-1/2 rulo de galletas maría
-1 cucharada de margarina fundida

Preparación:

Fundimos la margarina en un bol y añadimos las galletas hechas polvo, removemos bien hasta que se mezclen y quede una masa compacta.

Forramos el molde elegido con papel de horno y ponemos en toda la base la masa de galletas, esta vez sólo en la base.

Batimos el queso hasta volverlo cremoso, añadimos un huevo y batimos bien, añadimos el siguiente y volvemos a batir, y así hasta acabar con los 4 huevos, luego añadimos el azúcar y volvemos a batir.

Ahora añadimos la nata y batimos de nuevo, pero tened en cuenta que no hay que meter aire en la masa, por eso es mejor hacerla con una varilla de mano. Luego añadimos las dos cucharadas de harina tamizadas y removemos bien para que no queden grumos.

Añadimos la masa en el molde, queda un poco justito en el molde de 15 centímetros, así que si tenéis alguno de un par de centímetros más grande os quedará mucho mejor. Yo tuve que tener cuidado para que no se me desbordase, jeje.

Una vez que tenemos la masa en el molde la metemos en el horno a 160º con calor abajo (precalentado) durante 15 minutos, luego ponemos calor arriba y abajo y los dejamos otros 15 o 20 minutos, cuando veamos que se dora un poco la superficie pinchamos con un palillo y si todavía sale muy sucio entonces tapamos con papel albal la tarta y cocinamos 10 o 15 minutos más.

Cuando esté lista apagamos el horno y entreabrimos la puerta, dejamos enfriar así la tarta. Cuando el horno ya no tenga mucha calor entonces dejamos la tarta a temperatura ambiente y cuando esté fría la metemos en el frigorífico hasta el día siguiente, y os aseguro que estará cuajadita y deliciosa :D



domingo, 29 de mayo de 2011

Cookies de avellanas y chocolate

He vuelto al mundo de las cookies, sí, también busco la cookie perfecta. Vale, queda admitido, soy una perfeccionista! Pero no pasa nada, eso es bueno, siempre que no se convierta en obsesión, jijiji. El caso es que estas para mí son perfectas, el sabor de las avellanas y su textura es delicioso y el contraste con el chocolate absolutamente maravilloso, y además crujientes, vamos, que ya las he repetido unas cuantas veces, y las que me quedan! :D


Las cookies se las vi a Mar en su blog y en cuanto las vi supe que tenía que hacerlas, eso sí, introduje unos cuantos cambios para hacer las galletas más a mi gusto e intentar conseguir la cookie perfecta, y el resultado es espectacular. En el link tenéis su receta y la mía os la pongo ahora mismo ;)

Ingredientes:

-200gr harina.
-100gr azúcar (mejor si es mitad normal y mitad moreno)
-9 cucharadas de aceite de oliva
-100gr avellanas
-50 o 70gr chocolate negro
-1 cucharadita de bicarbonato
-1 cucharadita de aroma de vainilla
-1 huevo

Preparación:

Batimos el aceite con el azúcar (o azúcares) hasta que se mezclen bien. Añadimos el huevo y volvemos a batir. Añadimos el aroma de vainilla y batimos.

Ahora añadimos la harina y el bicarbonato tamizados a la mezcla y con una cuchara vamos removiendo hasta integrarla pro completo.

Picamos el chocolate en trozos más bien pequeños y las avellanas las picamos con el mortero. Añadimos ambos ingredientes a la masa de las galletas y amasamos con las manos un poco para repartirlos por toda la masa.

Ahora preparamos la bandeja de horno con papel antiadherente o con una lámina de silicona y vamos haciendo bolitas con las manos, para que no se nos pegue la masa nos untamos las manos con aceite. Hacemos una bolita del tamaño de una nuez y la aplastamos un poco con los dedos, la colocamos en la bandeja y hacemos lo mismo con el resto de la masa. Salen galletas para llenar una bandeja o algo más (en función del tamaño del horno). Recordad poner las galletas un poco separadas, porque aunque estas no crecen mucho, algo sí que crecen.

Las metemos en el horno (precalentado) a 180º durante 10-15 minutos. Cuanto más tiempo las dejéis y más doradas se pongan más crujientes estarán, eso es al gusto de cada uno. A mí me gustan muy crujientes por eso están tan doraditas ;)


viernes, 27 de mayo de 2011

Brochetas de pollo al curry con ensalada especial

Bueno bueno bueno, ya tengo reestablecido el ADSL, así que ya estoy en marcha y poniendo a punto mi visita a vuestros blogs ;) Y para celebrarlo os traigo unas brochetas de pollo al curry que están de muerrrrrrrrrte :D Y si quieres preparar estas brochetas al vapor pincha aquí para ver cómo se hace ;)


Todo fue improvisado, me apetecía hacer unas brochetas, y mejor de pollo que tiene menos grasa, pero quería que tuvieran un toque distinto, así que ahí metí el curry. Y para acompañar las brochetas no hay nada que quede mejor que esta ensalada de lechuga con pasta y zanahoria, vamos, que os recomiendo probarlo porque seguro que os gusta ;)

Ingredientes (2 personas):

-2 pechugas de pollo
-Curry
-Sal
-Pimienta
-Aceite

-Lechuga iceberg
-Fusilli
-Zanahoria rallada
-Aceite
-Vinagre
-Sal

Preparación:

Empezamos por preparar las brochetas, para ello cortamos las pechugas de pollo en cubos de tamaño similar (para que todos se hagan a la vez). Una vez tengamos todos los cubos de pollo los ponemos en un cuenco, añadimos una pizca de sal, un par de vueltas de pimienta, y el curry, el curry lo echaremos al gusto, pero si es comprado en algún gran almacén normalmente no tienen mucho sabor así que necesitaremos echar bastante para que el pollo tenga sabor. Una vez hemos añadido el curry echamos un buen chorro de aceite y removemos, bien con las manos bien limpias, o bien con un par de cucharas. Todos los cubos de pollo deben empaparse bien de toda la mezcla de especies y aceite.

Una vez tenemos los cubos de pollo preparados los vamos pinchando en las brochetas, salen unas 3 por cabeza aproximadamente. Las reservamos.

Ahora vamos con la ensalada, cogemos 4 puñados de fusilli generosos y los ponemos a cocer según las indicaciones del fabricante.

Mientras se cuece la pasta vamos limpiando unas cuantas hojas de lechuga iceberg (importante que sea esta lechuga, aunque también se puede hacer con otras), las vamos colocando en un bol para ensalada. Cuando tengamos toda la lechuga (a nuestro gusto) en el bol añadimos la zanahoria rallada (aproximadamente medio bote de los comerciales). Reservamos.

Cuando la pasta esté cocida, la escurrimos y la pasamos por agua fría, la tenemos que enfriar totalmente. Cuando esté fría y bien escurrida la añadimos al bol de ensalada y añadimos la sal, el aceite y el vinagre al gusto. Removemos la ensalada y ya está lista para comer.

Ahora, ponemos una plancha al fuego o preparamos nuestra plancha, añadimos el aceite que nos sobró de marinar el curry (si nos sobró) y ponemos un chorrito más de aceite si es necesario. Cuando la plancha esté caliente ponemos las brochetas y a fuego medio las vamos haciendo. A mí me gustan bien doradas, pero si no os gustan doradas tendréis que poner el fuego más bajo y dejarlas más tiempo. Cuando estén hechas y a nuestro gusto las sacamos y servimos acompañadas de la ensalada.

Un plato delicioso para ahora que viene el calor y además es otra forma diferente de comer pollo, así que ya tardáis en probarlas si es que no las habéis probado aún ;)

miércoles, 25 de mayo de 2011

Bollitos de leche con semillas de amapola

Ando un poco desaparecida, es que tengo algunos problemas con mi ADSL, pero a ver si en un par de días se solucionan. Siento no haber pasado por vuestras cocinas, seguro que me he perdido recetas deliciosas y anécdotas divertidas pero en cuanto me reestablezcan el servicio me pondré al día con vuestros blogs.

Así que aquí estoy, desde un café, publicando una nueva receta... el mono del blog es mayor de lo que pensaba, jejeje. Pero es que no puedo evitarlo, ya es más de un año publicando con cierta regularidad y me da mucha rabia no poder hacerlo. Bueno, a lo que iba, estos bollitos son deliciosos (sólo me quedan dos en el congelador). Se pueden tomar tanto con algo dulce como con algo salado, son esponjosísimos y las semillas de amapola le dan ese toque crujiente muy bueno :)
Si veis el bollito de la foto un poco arrugado no os asustéis, es porque congelé todos los bollitos cuando los hice por la noche, y al sacarle las fotos por la mañana los descongelé en el micro, por eso están algo arrugadillos, pero de sabor quedan deliciosos, y si los comemos justo después de sacarlos del micro quedan calentitos como recién sacados del horno :D

Ingredientes:
-300gr harina de fuerza
-200gr harina normal
-1 cucharadita de sal
-2 cucharaditas de azúcar
-2 cucharadas de aceite
-150ml leche
-175ml agua
-15gr levadura fresca
-2 cucharadas de semillas de amapola
Preparación:

Deshacemos la levadura en el agua y la reservamos.
Mezclamos las harinas en un bol, junto con la sal, el azúcar y las semillas de amapola. Removemos todo bien para que se mezclen.

En el bol de la harina, hacemos un hueco en el centro, ligero, que no llegue al fondo. Añadimos las dos cucharadas de aceite y el agua con la levadura. Amasamos poco a poco y vamos añadiendo la leche necesaria (puede que no utilicéis toda). Hay que ir amasando poco a poco para que todos los ingredientes se integren de la misma forma.

Cuando tengamos una masa manejable, no pegajosa la hacemos una bola, la ponemos en un bol, la tapamos con un trapo y la dejamos levar, debe doblar su volumen y esto nos puede llevar muchas horas. Yo, para acelerar el proceso enciendo el horno a menos de 50º, lo dejo unos 5 minutos, lo apago, abro un poco la puerta para que se vaya el calor, y cuando pueda meter la mano y sienta una temperatura agradable pero no fuerte meto el bol en el horno apagado y cierro la puerta. Dejo crecer la masa así y es más rápido, con unas dos horas sería suficiente.

De todas formas esta vez la dejé levar a temperatura ambiente y me llevó unas 4 horas o 5, aunque la dejé un poco más porque hice la masa al mediodía y los horneé por la noche.
Una vez que han doblado su volumen amasamos para desgasificar la masa. Dividimos la masa en 12 porciones y las boleamos. Las vamos colocando en la bandeja de horno con papel de horno o con una lámina antiadherente.

Cuando tengamos las doce bolas formadas las dejamos reposar otra vez hasta que doble su volumen. Por el sistema del horno serían unos 45 minutos.

Cuando hayan crecido los horneamos a 180º (horno precalentado) con calor abajo durante 10' y luego con calor arriba y abajo otros 5 o 10'. Ya veis que yo los doré muy poco, pero vosotros podéis dorarlos más o hacerlos a vuestro gusto.

Cuando estén hechos los dejamos enfriar sobre una rejilla, podemos congelarlos justo después de que se enfríen y así estarán mucho más frescos cuando los vayamos a comer.

Pues esto es todo, a ver si me da tiempo a visitar vuestras cocinas y si no tendré que esperar a que me solucionen lo del ADSL. Espero que vaya todo bien por aquí :)

sábado, 21 de mayo de 2011

Tarta mojito

No sabéis el tiempo que hace que quiero preparar esta tarta, muchísimo. Y es que me encantan los mojitos así que pensé que una tarta de mojito tendría que estar deliciosa, y no me equivoqué ;)




Esta vez la receta es de Mi dulce tentación, de Silvia, que está de sorteo y para participar hay que preparar una receta suya, así que fue la excusa perfecta para lanzarme a probar esta tarta, eso sí, con algunos cambios para adaptarla a las cosas que tenía en casa, pero muy muy rica :D Si no conocéis su blog pasaros ya mismo, porque tiene unas recetas estupendas ;)

Y ya que hablamos de sorteos, Uvas y queso saben a beso también está haciendo un magnífico sorteo para celebrar los 300 seguidores y sortea un robot multifunción de Moulinez y un regalo sorpersa, si todavía no conoces su blog ya tardas en pinchar en el enlace :P Bueno, y dicho esto os dejo con la receta de la tarta :D Aquí tenéis la de Silvia por si queréis verla.

Ingredientes:

-150gr galletas oreo
-20gr queso de untar
-1 chorrito de ron

-1 sobre de gelatina neutra
-300gr queso de untar
-Zumo y ralladura de 3 limas
-1/2 vaso de ron
-1 vaso de agua
-100gr azúcar

-Gelatina de limón
-Colorante verde

Preparación:

Empezamos por hacer la base de la tarta, para ello trituramos las galletas y las mezclamos con el queso y el chorrito de ron, no echéis mucho ron, no deben empaparse mucho o después de sorportará la capa de queso y se deshará. Poner por toda la base del molde hasta cubrirlo bien, sin que queden huecos y lo llevamos a la nevera.

Ahora pasamos a hacer la capa de queso, calentamos el ron y el agua en una cazuela, añadimos el azúcar y removemos hasta que se disuelva. Añadimos el zumo de lima y la ralladura y removemos bien, dejamos cocer un rato y luego añadimos la gelatina neutra. Se debe deshacer completamente. Separamos del fuego.

En un bol batimos bien el queso y añadimos la mezcla anterior colada. Removemos bien bien hasta que el queso se disuelva y ponemos la mezcla sobre la capa de galleta. Dejamos enfriar a temperatura ambiente un poco y luego lo llevamos a la nevera mínimo un par de horas.

Por último hacemos la capa de gelatina, no tenemos más que preparar la gelatina de limón como nos indique el fabricante y cuando la tengamos al fuego le añadimos un poco de colorante verde. Volcamos con cuidado y repartiéndola por toda la tarta, mejor cuando entibie un poco, y dejamos enfriar en el frigorífico durante un par de horas más, aunque es mejor hacerla de un día para otro.

Y cuando esté cuajada no nos queda más que quitar el aro desmontable o de donde la hayamos puesto y servirla para degustarla ;)

martes, 17 de mayo de 2011

5 postres para dar las gracias

Hoy es el día en que os desvelo la noticia que anteriormente os dije que tenía que daros. Pues bien, aquí va: me han concedido el premio Blog del día, y aquí podéis ver mi entrevista.

No os imagináis la ilusión que me ha hecho, me he sentido muy alegre, muy satisfecha de todo el trabajo realizado hasta ahora, muy agradecida porque la gente reconozca mi trabajo... pero no sólo por este premio o por la mención en Directo al paladar, tengo que dar mil gracias también por todos aquellos que me seguís día a día, que nos os perdéis ni una de mis recetas, que confiáis en preparar mis recetas, que me comentáis con dudas o sugerencias o simplemente para decirme que os ha gustado el plato. Sin duda alguna todos vosotros sois la gasolina de este blog, sin vosotros no podría avanzar como lo he hecho y como pienso seguir haciéndolo. Mil gracias, de verdad :)

Y para celebrarlo... una recapitulación de las 5 recetas que más me han gustado, espero que compartamos gustos... y si no, siempre puedes decirme cuál o cuáles son tus favoritas ;)

Para empezar la tarta de fresas y crema de queso que no duró más de un día, jejeje, deliciosa, fresca, de textura con contrastes, vamos, que si todavía no la habéis probado no sé a qué esperáis ;)



Seguimos con un postre light, novedoso, con muchos sin (sin huevo, sin bizcocho, sin azúcar, sin nata...) pero con su toque auténtico de café y su textura cremosa... sí, sí. Hablo del tiramisù light que no dejó indiferente a nadie, ¿todavía no lo has visto?



Y venga, otra receta sin azúcar para la operación bikini, que no se diga que no se pueden comer caprichos cuidando la línea. Cuando empecé a experimentar con el mundo de la harina integral uno de los resultados más fabulosos lo obtuve con estos doughnuts integrales y sin azúcar, con una decoración digna de una gran festividad como la de hoy :D



Y para seguir un postre que tuvo mucha admiración entre vosotros, que sé que os gustó mucha la presentación: las jarras dulces de Guinness o la tarta Guinness servida en jarras. Una gran tarta de intenso sabor deliciosa con una presentación que hará sonreír a quién se la regaléis ;)



Y por último, no podían faltar los cupcakes en esta fiesta, y desde luego, esos cupcakes son los cupcakes de zanahoria con frosting de queso. La zanahoria en los bizcochos/cupcakes ha sido alucinante, no sabía que podía estar tan rica, y con la cobertura de queso la combinación de sabores se vuelve excelente. Son un bocado que no debéis dejar de probar :)


domingo, 15 de mayo de 2011

Tarta de queso con vainilla

Pues aquí sigo en búsqueda de la tarta de queso del Ikea. Y aunque todavía no la he encontrado... en el camino he saboreado unas deliciosas tartas de queso que merecen tener un hueco en este blog :)




Esta vez utilicé aroma de vainilla porque algunas personas que comentaron en mi anterior tarta de queso me aconsejaron hacerlo, y la verdad es que le da un gusto muy muy rico, así que ¡¡¡muchas gracias!!! :D

Y aún encima Davinia está haciendo un concurso en su blog y la temática no es ni más ni menos que la búsqueda del cheescake perfecto :D Así que con esta receta participo, y quién sabe sin con alguna más ;)

Ingredientes (molde 15cm):

-250gr queso fresco batido 0% (mercadona)
-100ml nata
-1 cucharada de harina
-2 huevos
-100gr azúcar
-1/2 cucharadita de aroma de vainilla

-1 rulo de galletas maría
-2 cucharadas de margarina fundida

Preparación:

Como siempre, empezamos por hacer la base. Para ello trituramos las galletas hasta hacerlas polvo (o casi) y las ponemos en un bol, añadimos dos cucharadas de margarina fundida y mezclamos bien hasta conseguir una pasta manejable.

Preparamos el molde forrándolo con papel de horno, y a continuación cubrimos la base y paredes con la masa de galletas. Reservamos.

A continuación batimos los huevos con el azúcar en un bol, añadimos el queso y volvemos a batir, añadimos el aroma de vainilla y la cucharada de harina tamizada. Removemos bien para que no quede ningún grumo. Añadimos la nata y volvemos a batir.

Volcamos la mezcla encima de la base de galletas y llevamos al horno (precalentado) a 180º durante 30 o 40 minutos. Si no queréis que la parte superior se os tueste deberéis poner papel de aluminio por encima de la tarta y cocinarla así. También es recomendable empezar la cocción sólo con calor abajo, y a mitad de la cocción poner calor arriba y abajo.

Una vez esté hecha (lo podemos saber pinchando con un cuchillo y cuando salga limpio es que está) la dejamos reposar en el horno con la puerta entreabierta. Cuando ya no haya mucha calor en el horno la podemos dejar a temperatura ambiente y luego a la nevera hasta el día siguiente o al menos unas horas.

Lo de dejarla enfriar poco a poco es para que no se resquebraje y lo de dejarla enfriar bastante tiempo es para que termine de cuajarse.

Espero que os guste esta receta, yo seguiré con mi búsqueda, y desde luego que acepto sugerencias :D

sábado, 14 de mayo de 2011

Tarta de crêpes y chocolate

Hoy os traigo receta facilita y muy vistosa, con un millón de combinaciones posibles y que nos compensará por todas las horas de hoy que no hemos podido trabajar con blogger ;)



La receta de los crêpes es la que ya publiqué aquí, así que si pincháis en el enlace ya sabéis cómo hacerlos, de todas formas podéis utilizar cualquier receta de crêpes que tengáis y os guste. El relleno es una cobertura de chocolate que me regaló Alma en su sorteo de Navidad y que estaba esperando el momento oportuno para usarla, pero os pondré formas de hacer el relleno vosotras más abajo, no os preocupéis ;)

Y la presentación, pues ya veis, cuadrada, que me parecía que quedaba más bonita, y para que me quedase esa forma utilicé uno de mis tupper del mercadona que son tan maravillosos, jeje, pero podéis utilizar cualquier molde que tengáis y os guste ;)

Ingredientes (4 personas):

-Crêpes (unos 5 grandes o 10 pequeños aprox)
-Cobertura de chocolate (chocolate fondant+nata)
-Nata para montar (200ml) y dos cucharadas de azúcar (opcional)
-Perlas comestibles

Preparación:

Preparamos los crêpes y los dejamos enfriar, los podemos preparar de un día para otro o hacer esta tarta cuando nos sobran crêpes.

Cogemos nuestro molde/tupper y lo forramos con papel de aluminio, procuraremos que nos queden las menores arrugas posibles, pero si nos quedan arrugas no pasa nada, luego se disimulan bastante bien.

Ponemos trozos de crêpe en la base del molde, no un crêpe entero, debemos cortarlos en trozos (en 4 o 6 trozos) y los vamos poniendo por la base hasta cubrirla, es importante que no quede ningún hueco ni en la base ni en los bordes y que quede nivelado.

Una vez que tenemos la base cubierta añadimos un par de cucharadas del relleno.

Para hacer el relleno fundimos 150gr de chocolate negro o fondant de buena calidad (le podemos añadir un par de cucharadas de azúcar aunque no es necesario) y cuando esté fundido le añadimos unos 50ml de nata (vale tanto de cocinar como de postres) y removemos bien.

Añadimos dos cucharadas del relleno encima de la base de crêpe. Esparcimos bien para que quede cubierto con el chocolate y nivelado. Volvemos a cortar trozos de crêpe y echamos de nuevo un par de cucharadas de relleno de chocolate. Seguimos así hasta terminar con todos los crêpes, la última capa es preferible que sea de chocolate.

Lo metemos en la nevera y lo dejamos endurecer unas 3 horas, aunque es mejor de un día para otro. Cuando haya endurecido quitamos la tarta del molde, y con cuidado quitamos el papel de aluminio, se debería quitar con facilidad.

Una vez que lo hemos desmoldado ponemos la parte que estaba abajo en el molde hacia arriba, esa será la parte superior de la tarta, la colocamos sobre el plato de servir.

Ahora montamos los 200ml de nata con un par de cucharadas de azúcar. Cuando esté bien firme la ponemos en la manga pastelera y decoramos la tarta como más nos guste. Colocamos unas perlas para decorar y ya podemos servir, si no, la guardamos en la nevera hasta el momento de servirla.


miércoles, 11 de mayo de 2011

Polos de kiwi y de piña (sin azúcar)

Parece que volvemos a tener sol y buen tiempo, temperaturas agradables, así que con el calor qué mejor que un heladito, no? Y si no tiene calorías pues mejor, y si es de fruta pues todavía mejor. Y si además tenemos sabores para elegir pues ya de maravilla ;)



La maravillosa polera del Ikea me está dando un resultado fantástico, en 5 minutos tengo el helado preparado (bueno, con sus 6 horas de congelación, claro, jeje) y salen genial, además de que las posibilidades son infinitas, hoy os traigo dos, pero ya tengo otros sabores metidos en el congelador, así que nos os preocupéis si no os gustan estos porque habrá más ;)




Y porqué este buen humor hoy? Pues porque me acaban de dar una buena noticia, pero hasta dentro de una semanita no podré deciros nada, así que tendréis que esperar! :P

Ingredientes:

-250ml puré de piña o de kiwi*
-1 yogurt desnatado edulcorado

Preparación:

Cortamos la piña en trozos o los kiwis (mejor que tanto la piña como los kiwis estén bien maduros, si están verdes, sobre todo los kiwis, habrá que añadir azúcar o edulcorante para que el polo quede dulce).

Ponemos la piña o el kiwi en el vaso de la batidora, batimos y tenemos que obtener 250ml de puré de kiwi o de piña. Cuando lo tengamos añadimos el yogurt al vaso de la batidora y volvemos a batir.

Llenamos las poleras hasta la marca que indican y las metemos en el congelador. Dejamos que se endurezcan unas 6 horas o más y ya estarán listos para comer.

Si no os gusta encontraros las pepitas de los kiwis o los hilos de la piña lo que podéis hacer es colar el puré de frutas con un colador, luego añadís el yogurt y batimos y echamos en la polera. Esto es a gusto del comsumidor, a mí me gustan con los trocitos ;)

Espero que os refresquéis comiendo estos polos tan sanos :D


martes, 10 de mayo de 2011

Magdalenas de Xavier Barriga

Tenía que probarlas, todo el mundo habla tan bien de ellas que no me quedó más remedio que hacerlas y comprobar si lo que decían era cierto. Vale, no se equivocaban ;)



Mi hermano quería magdalenas, y sabía que estas tan tradicionales, con el toque de naranja le iban a gustar, pero si además eran taaaaaaaan buenas como la gente decía entonces le tenían que encantar. Así que me dispuse a hacerlas, y el resultado fue genial, y no lo digo yo (que también) lo dice él :D

Así que os animo a preparlas porque son muy sencillas de hacer, no llevan mucho tiempo e incluso podemos dejar la masa preparada irnos a hacer recados y cocerlas al volver, osea que más posibilidades es imposible, jeje ;) Os dejo con la receta si es que todavía no la conocéis.

Ingredientes:

-3 huevos medianos
-175gr azúcar
-60ml leche
-190ml aceite de oliva
-210gr harina de repostería
-5gr levadura química
-Una pizca de sal
-Ralladura de una naranja
-1 cucharadita de miel

Preparación:

Batimos los huevos con el azúcar hasta que se blanqueen (nos llevarán con una máquina unos 5 o 10 minutos).

Añadimos la leche, el aceite y la miel, poco a poco y batiendo siempre mientras se lo añadimos, procurando no bajar demasiado los huevos.

Añadimos la harina y levadura tamizadas, poco a poco, la sal y la ralladura de naranja. Y removemos bien para que no queden grumos. Ponemos la masa en la nevera y la dejamos reposar mínimo una hora.

Pasado el tiempo ponemos la masa en nuestras cápsulas para magdalena y horneamos a 180º (horno precalentado) durante 15 minutos.

Están deliciosas, así que si no las habéis probado ya probadlas ahora, es la magdalena tradicional de toda la vida, con ese sabor inconfundible :D

domingo, 8 de mayo de 2011

Frittata di asparagi

Buenos y lluviosos días. Espero que por otras zonas de España (y del mundo) no haga tan mal tiempo como por aquí. Pero bueno, como siempre digo: pongámosle al mal tiempo buena cara y mejor si es con el estómago lleno (jejeje) y para ello os traigo una frittata, la primera que hago en mi vida, y que no ha quedado mal, bueno... se me han "chamuscao" un poco los espárragos, pero nada grave ;)



A quien le gusten los espárragos le encantará esta receta... yo he descubierto que no me gusta (jooooo). Desde hace un tiempo intento incorporar alimentos nuevos a mi dieta que nunca había probado o que sí había probado pero cuando era niña... y entonces ya sabemos todos lo caprichosos que nos poníamos con la comida, jeje

Así que me compré un manojo de espárragos verdes, hermosos, que tenían una pinta deliciosa, que tenían que estar genial... y no... mi paladar me ha dicho que no, que mejor una frittata con jamón pero que esos espárragos no eran de mi agrado... Bueno, yo lo intenté. Pero bueno, dejando de lado que a mí particularmente no me gustan los espárragos la frittata estaba buena, de hecho me la comí (qué remedio, no iba a tirarla), así que os animo a probarla. Además, con ella estrené mi fabulosos libro Roma, un regalazo de estas navidades :D

Ingredientes:

-Medio manojo de espárragos (unos 15)
-2 cucharada de aceite de oliva
-2 huevos
-3 cucharadas de queso grana padana en polvo
-Sal y pimienta

Preparación:

Cortamos los espárragos longitudinalmente, y luego los cortamos en tubos pequeños, reservamos las puntas en un plato a parte.

Ponemos aceite en una sartén y agregamos los espárragos (las puntas no), salteamos unos minutos. Añadimos una cucharada de agua (más aceite si fuese necesario) removemos bien y bajamos el fuego, tapamos la sartén y dejamos que se cocinen los espárragos.

Sacamos los espárragos una vez que estén hechos y los reservamos.

Añadimos más aceite en la sartén y añadimos las puntas de los espárragos, cocinamos durante 5 minutos. Añadimos el resto de los espárragos, bajamos el fuego y acomodamos los espárragos en el fondo de la sartén, que quepan todos.

Batimos los huevos en un tazón y les agregamos el queso, la sal y la pimienta. Añadimos la mezcla a la sartén y cocinamos sin mover (muy importante), cuando veamos que el huevo se ha cuajado le damos la vuelta (como a las tortillas) y cocinamo un par de minutos más.

Servimos y ¡a comer!




Receta adaptada de: Roma. Williams-Sonoma

viernes, 6 de mayo de 2011

Bollitos de leche integrales y sin azúcar (con chocolate)

Bueno, pues seguimos con las recetas light ;) a ver si nos ponemos a punto en la operación bikini, jejeje :P Esta vez tocan unos bollitos que para el desayuno o la merienda son geniales, con un toque de chocolate, que ya sabéis que en mi casa a penas falta, jeje




Son facilitos de hacer, quizá la masa sea un poco más difícil de manejar que la de los bollitos normales, pero sin complicaciones, así que animaos si queréis probar con la harina integral porque quedan realmente buenos :D El toque de chocolate le va genial, esta vez opté por chocolate negro sin azúcar y la combinación con el bollito integral es fabulosa ;)

La masa coge mucho aire, el tiempo de levado es grande pero compensa con creces. Esta vez hice unos bollitos más pequeños, vamos, que en tres bocados ya se comen, así que me salieron 18 bollitos; pero podéis hacerlos de tamaño normal y hacer sólo 12 bollitos, eso ya es cuestión de gustos.

Y antes de pasar a la receta quiero deciros que con ella participo en el concurso que Karolina de Fuchicando en mi cocina está haciendo en su blog por su tercer cumpleblog :D La temática es libre y todavía tenéis tiempo así que animáis, y si no conocéis su blog ya estáis tardando en ir a descubrirlo :P Y el porqué de esta receta, pues porque Karolina siempre nos da consejos e información sobre dietas y alimentos buenos y sanos para nuestro cuerpo, así que creo que con esta receta participo un poco en su grupo de alimentos sanos, jeje, Karol, no me mates por esto!! ;)



Ingredientes:

-250ml leche
-3 cucharadas de aceite de oliva
-Una pizca de sal
-4 cucharadas de edulcorante en polvo
-200gr harina de fuerza
-200gr harina integral
-12gr levadura fresca
-1 cucharada de aroma de vainilla
-60gr chocolate negro sin azúcar (opcional)

Preparación:

Deshacemos la levadura en la leche y reservamos.

Mezclamos las harinas con la sal y el edulcorante y removemos bien. Añadimos el aceite, el aroma y la leche (no toda), vamos amasando y añadimos más leche si vemos que la masa lo requiere. Amasamos hasta obtener una masa lisa y uniforme, muy manejable, no pegajosa.

La ponemos en un bol tapado con un trapo y la dejamos crecer durante 2 horas o hasta que doble su volúmen, ya sabéis que yo lo que hago es encender el horno a menos de 50º y dejarlo 3 minutos o así, cuando veo que está caliente pero no quema lo apago y meto la masa en el bol cubierto y cierro el horno, la dejo reposar así, con el horno apagado y con el calor que queda dentro, así crece más rápido.

Pasado el tiempo y cuando la masa ha doblado su volumen la desgasificamos amasándola ligeramente y le añadimos el chocolate picado a cuadraditos. Si habéis metido la masa en el horno como yo, al sacarla veréis que tiene algo de temperatura, antes de ponerle el chocolate hay que esperar a que enfríe, si no el chocolate se derretirá.

Una vez que hemos incorporado el chocolate a la masa lo que hacemos es dividirla en 18 porciones (12 si queréis unos bollitos más grandes) y Evoleamos cada porción de masa para darle la forma de bollito. Las colocamos sobre una bandeja con papel antiadherente y cuando las tengamos todas formadas las dejamos crecer de nuevo durante 45 minutos o hasta que doble su volumen (yo los dejo también en el horno).

Pasado el tiempo quitamos los bollitos del horno, precalentamos el horno a 180º con calor abajo, cuando esté caliente metemos los bollitos y los horneamos por espacio de 10 minutos, luego ponemos calor arriba y abajo y los horneamos 3 minutos, si los queréis más dorados que los míos debéis dejarlos con calor arriba y abajo durante 5 o 7 minutos.

¡Espero que los disfrutéis!



miércoles, 4 de mayo de 2011

Tarta de fresas con crema de queso

Esta tarta la preparé durante la semana santa y he de decir que se ha convertido en una de mis favoritas dentro de las tartas de frutas :D




La base es una masa quebrada pero un tanto distinta a la que estamos acostumbrados puesto que lleva cereales entre sus ingredientes, esto es lo que hace que quede una masa hipercrujiente, como una galleta muy crujiente, así que si os gusta el contraste entre crujiente y espumoso de la crema os gustará esta tarta ;)

Los ingredientes los tenemos en casa, así que no es nada fuera de lo normal, pero la mezcla de estos ingredientes tan básicos hace que obtengamos una tarta realmente buena y que además puede servir para una ocasión especial, ya que la decoración es muy bonita y luce muchísimo.

Tan sólo quiero añadir que la elaboración de la tarta es sencilla, no tiene complicación y que incluso podemos tener preparadas las cosas (la masa por un lado, el relleno por otro, y las fresas cortadas) y hacer la tarta en el momento que mejor nos venga. Esto lo hice yo, horneé la base por la noche, preparé el relleno y lo metí en la nevera y dejé las fresas cortadas; a la mañana siguiente monté la tarta y la desayunamos :D

Ingredientes de la masa quebrada:

-200gr harina
-50gr corn flakes
-25gr azúcar
-Una pizca de sal
-1 yema
-100-125gr margarina

Preparación de la masa quebrada:

Lo primero es triturar los corn flakes, bien con las manos, un mortero o en un bolsa y ayudándonos del rodillo de amasar. De todas formas no deben quedar reducidos a polvo, tan sólo debemos partirlos para hacerlos más pequeños.

Ahora mezclamos la harina con los corn flakes, el azúcar y la sal. Removemos bien para que se mezclen. Añadimos la yema y 3 cucharadas de agua fría y empezamos a masar un poco.

Añadimos ahora la margarina cortada a cuadraditos o trocitos y seguimos amasando. Si veis que la masa se cuartea añadid más agua o margarina y si veis que queda excesivamente pegajosa añadid más harina. Tiene que quedarnos una masa manejable, quizá un poco más difícil de trabajar que una masa quebrada normal, pero que se trabaja bien igualmente.

Una vez la tenemos la envolvemos en papel film y la llevamos a la nevera por una hora. Aunque puede estar toda la noche.

Después de haber reposado, cogemos nuestro molde para crostatas/pies/tartaletas y extendemos la masa con un rodillo del diámetro de nuestro molde. Ponemos la masa en el molde y la acomodamos bien a las paredes. Horneamos en blanco (con papel de horno sobre la masa y sobre éste piedras de cocina o garbanzos) durante 15 o 20 minutos a 200º, tiene que quedar dorada y crujiente. Una vez hecha, desmoldamos y la dejamos enfriar sobre una rejilla

Ingredientes relleno:

-250gr queso de untar
-200ml nata
-2 cucharadas de azúcar vainillado
-Azúcar glass al gusto
-Fresas (cantidad necesaria)

Preparación:

Montamos la nata con las dos cucharadas de azúcar vainillado, tiene que quedar bien firme. Reservamos en la nevera.

Batimos el queso en un bol hasta volverlo ligero, cremoso. Añadimos azúcar glass al gusto (4 cucharadas o 5 aprox.) y cuando veamos que nos gusta de dulzor le incorporamos la nata con movimientos envolventes para que no se baje.

Una vez tenemos la crema bien hecha la ponemos sobre la masa, sin llegar al borde, dejando un espacio. Cubrimos bien la masa y luego vamos poniendo por encima del relleno las fresas cortadas como a nosotros más nos guste.

Podemos servir ya mismo o meterla en la nevera un par de horas para que esté más fría.

Con esta receta participo en el concurso de cocina de Tescoma-Pepekitchen que es de temática libre así que os animo a todos a participar ;)

lunes, 2 de mayo de 2011

Tiramisù light (sin huevo y sin azúcar)

Tengo un montón de recetas pendientes de publicar, pero no me puedo esperar a poneros este tiramisù. Os aseguro que no sabía cómo iba a quedar... pero ha quedado muuuy bien :D No sabe como el tiramisù original, pero oye, para no tener huevos, ni azúcar, ni bizcochos, ni mascarpone... jajajaj... ha quedado fenomenal :D



El caso es que es un postre que me gusta mucho, pero muchas veces no lo hago porque es una auténtica bomba de calorías, y como ya sabéis que sigo experimentando con lo de hacer dulces más sanos me propuse hacer un tiramisù super ligero y más sano, y creo que lo conseguí, si no, mirad la receta y me contáis ;)

Ingredientes (para 3 frascos como los de la foto):

-250gr queso fresco batido 0% (el de mercadona)
-4 cucharadas de edulcorante en polvo (o al gusto)
-5 galletas tipo digestive
-Un poco de café recién hecho
-Cacao para espolvorear

Preparación:

Ponemos el queso en un bol y lo batimos para soltarlo, añadimos el edulcorante y volvemos a batir. Lo probamos y si nos gusta así ya está listo, y si no, rectificamos de edulcorante.

Ponemos el café recién hecho en un bol pequeñito. Dejamos que temple un poco para que podamos mojar un dedo sin quemarnos. Cuando lo consigamos vamos mojando las galletas cortadas en tres trozos o así, y vamos poniendo los trozos por la base de los botecitos, yo utilicé media galleta por vaso.

Cuando tengamos las bases cubiertas añadimos media cucharadita del café que pusimos en el bol a cada base, para que las galletas se empapen bien.

A continuación añadimos un poco de la crema de queso, hasta llenar la mitad del bote. Volvemos a poner otra capa de galletas y le añadimos otra capa de queso. Terminamos espolvoreando cacao por encima.

Los llevamos a la nevera durante al menos un par de horas, aunque lo idea es dejarlos de un día para otro.

Espero que os gusten y que empecéis con buen pié la semana :D

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails